SODA STEREO INICIA SU GIRA ‘GRACIAS TOTALES’
Por Irving Vidro

Zeta Bosio y Charly Alberti llevaron en Bogotá este sábado a Soda Stereo a los escenarios tras más de 12 años del último concierto de la banda y el protagonista fue el ausente Gustavo Cerati, cuyo recuerdo estuvo vivo toda la noche con sendos homenajes y un emotivo show.

El show, con más de 30 mil fanáticos de todas las edades, comienza con una imagen en pantalla,gran protagonista de la noche,de una biblioteca de la que una mano saca un VHS que dice Soda. Lo pone en una videograbadora y aparecen jovencísimos Cerati, Zeta y Charly. Suena Sobredosis de TV y el que la canta es Gustavo. La banda toca sobre su voz y su guitarra. La sincronización entre la interpretación en vivo y lo que sucede en las pantallas es ajustadísima y fundamental. Por momentos se ve a los tres Soda tocando juntos, como si estuvieran allí sobre el escenario.Enseguida viene Hombre al agua, en la que la voz principal es Richard Coleman.

Luego de eso, empiezan a aparecer los cantantes invitados, algunos en vivo y otros desde las pantallas. En persona aparece León Larregui, voz de los mexicanos Zoe, para una versión aplacada de Disco eterno. En plan 3.0 y para El rito brota la imagen de Álvaro Henríquez, el músico chileno. La banda suena fuerte y es muy notable cómo concuerda lo grabado con lo ejecutado en vivo.

Lo que sangra (la cúpula) tiene ahora sobre el escenario a Rubén Albarrán, de Café Tacvba,animando a las masas, va de una punta a la otra del escenario con algunas de las pocas palabras de la noche: “Gracias Charly, gracias Zeta, gracias Gustavo”.

Luego se pegan tres cantantes en pantalla. Julieta Venegas, haciendo su versión de Signos. Luego Walas, el cantante de Massacre, impone su presencia y su complicidad con las cámaras en Juegos de seducción. Tras él, Benito Cerati ( el hijo de Gustavo) se luce con Zoom, tal vez en una de las grabaciones mejor producidas.

El concepto es el siguiente: todos los cantantes invitados grabaron y filmaron su tema, para que la banda toque sobre ellos. En algunas plazas de la gira, ellos estarán presentes y eso no será necesario. Cuando no estén, se verá la grabación, Esto fue anunciado junto con la gira, por lo que llamó la atención cuando en las redes se volvió a tratar el tema como “una estafa”.

Adrián Dárgelos, de Babasónicos, se adueñó del escenario para hacer Trátame suavemente, la canción de Daniel Melero que está en el álbum debut de Soda y que aquí parecía haber sido escrita por Adrián. Confianzudo, se movió por toda la escena y hasta subió a la tarima de Charly Alberti y posó uno de sus pies sobre la batería.

La emoción continuó con una versión de La ciudad de la furia, cantada y tocada por Cerati desde la pantalla y apoyada vehemente por la banda.

Tras esa aparición desde el más allá, fue el turno de dos cantantes presenciales. Draco cantó una poderosa y personal de En remolinos. Lo siguió la colombiana Andrea Echeverri, de Aterciopelados. A pesar de su look espacial, con un corpiño de parlantes, la comparación con Draco se hizo sentir en su alicaída Pasos.

Volvemos a la pantalla, a 1985.Soda filmando el clip de Cuando pase el temblor. Y enseguida Gustavo Santaolalla, para su versión de ese tema.

Estamos cerca del final. En Fue quedan solamente Zeta y Charly sobre el escenario, y Cerati desde las pantallas. Espontáneamente, se prenden las luces de los celulares en todo el estadio. Sube Mon Laferte para su interpretación de Un millón de años luz.


Quedan Persiana americana con un convincente Fernando Ruiz Díaz desde la pantalla y también la imagen catódica de Juanes para Prófugos.


De nuevo quedan solos Zeta y Charly. Otra vez aparece la guitarra y la voz de Cerati para Primavera 0. El público corea las partes que Gustavo, en la grabación original, dejó de cantar para que eso sucediera. Pasado y presente unidos en un gran grito, en un gran coro.

El grand finale es con De música ligera, con Chris Martin -el líder de Coldplay- multiplicado en las imágenes.


Después de eso, sólo aplausos, ovaciones y gestos de agradecimiento de los músicos hacia la gente. Sobre el escenario, Zeta y Charly se abrazan y se dejan abrazar por Coleman, Quintiero y Ureta . Bosio levanta en andas a Simón, su hijo de 30 años…

Y se van. Sin decir ni una sola palabra en todo el show. No hacía falta, las canciones lo habían dicho todo.

En las pantallas, corren los créditos de Soda Stereo-Gracias Totales: lo primero es el agradecimiento a Gustavo Cerati, pero también se leen los nombres de Alfredo Lois (quien hizo los primeros videos de la banda), Daniel Sais (tecladista que los acompañó), los padres de los músicos, Tobías, el pequeño hijo de Zeta fallecido en un accidente… Y más. La vida y la muerte unidas por la música, que es precisamente lo que no morirá jamás.

Así el tour comenzó anoche en el Estadio El Campín de Bogotá, en Colombia. El 3 de marzo se presentarán en Lima, Perú. Luego se irán a México, donde habrá shows en Tijuana (el 7 de marzo), Guadalajara (el 10) y Ciudad de México (el 12). De allí se trasladarán a Asunción, Paraguay (18 de marzo) para luego arribar a Buenos Aires.

En Argentina tocarán el 21 y 22 de marzo en el Campo Argentino de Polo. Sobre fin de mes, el 28, irán a República Dominicana; y el 2 de abril visitarán San José de Costa Rica. Luego irán a Ciudad de Panamá (el 4 de abril) para después llegar a Estados Unidos: el 14 de abril tocarán en Nueva York, el 17 en Miami, el 22 en Houston y el 25 en Los Ángeles. Por último, -por ahora- cerrarán el 14 de mayo en Santiago de Chile.