FALLECE FRANKIE BANALI
Por Irving Vidro

El baterista de Quiet Riot, Frankie Banali, murió a la edad de 68 años.

En abril de 2019, le diagnosticaron cáncer de páncreas en etapa cuatro, información que compartiría públicamente varios meses después. Los tratamientos de Banali hicieron que se perdiera varios programas, aunque continuó manteniendo a los fanáticos informados sobre su salud en las redes sociales. A medida que se acumulaban las facturas médicas, se creó una página de GoFundMe para ayudar a Banali en su batalla, recaudando más de $ 47,000.

Al anunciar la muerte del baterista, una declaración oficial de su familia señaló que Banali “puso una batalla inspiradora y valiente de 16 meses hasta el final y continuó tocando en vivo todo el tiempo que pudo. La quimioterapia estándar dejó de funcionar, y una serie de golpes hizo imposible la continuación de un ensayo clínico. Finalmente perdió la pelea a las 7:18 pm del 20 de agosto en Los Ángeles rodeado de su esposa e hija “.

Nacido en Queens, Nueva York, el 14 de noviembre de 1951, Banali se mudó a Los Ángeles a mediados de la década de los 70 y pasó aproximadamente un año en New Steppenwolf, una rama de las leyendas del hard rock lideradas por su ex bajista Nick St. Nicholas. Se fue en 1979 y pronto comenzó a trabajar con el cantante Kevin DuBrow, cuya banda, Quiet Riot, se había disuelto poco después de que el guitarrista Randy Rhoads y el bajista Rudy Sarzo se fueran para tocar con Ozzy Osbourne.

Originalmente se hizo llamar DuBrow, la banda cambió su nombre de nuevo a Quiet Riot después de recoger al bajista Chuck Wright y al guitarrista Carlos Cavazo en 1982. Sarzo regresó después de dejar el grupo de Osbourne tras la muerte de Rhoads. El cuarteto firmó un contrato con Pasha Records, un sello independiente distribuido por Columbia, y lanzó Metal Health a principios de 1983. Sobre la base de su versión de “Cum On Feel the Noize” de Slade y su propio “Metal Health (Bang Your Head) , “el disco se convirtió en el primer álbum de heavy metal en encabezar la lista de álbumes de Billboard y finalmente vendió más de 6 millones de copias.

Pero el éxito en la cima duró poco y los lanzamientos posteriores no lograron vender los mismos números. DuBrow fue despedido en 1987 y Quiet Riot lanzó un álbum más con Paul Shortino como vocalista antes de separarse en 1989. Banali pasó a W.A.S.P., tocando la batería en The Headless Children; también tocó con Faster Pussycat y el guitarrista Gary Hoey en Heavy Bones.

Unos años más tarde, DuBrow y Cavazo volvieron a formar Quiet Riot con Kenny Hillery al bajo y el baterista Pat Ashby, quien pronto fue reemplazado por Bobby Rondinelli. Pero antes de que se completaran las sesiones de Terrified de 1993, Rondinelli se fue a Black Sabbath; Banali regresó y también asumió el papel de gerente de Quiet Riot. Sarzo también regresó en 1997, reuniendo la formación de la era de Metal Health hasta 2003, cuando volvieron a separarse.

Banali y DuBrow trajeron de vuelta a la banda en 2004, con el guitarrista Alex Grossi y el regreso de Wright, marcando la tercera etapa del bajista en la banda. Cuando DuBrow murió en noviembre de 2007, Banali declaró el fin de Quiet Riot. Pero después de hablar con la familia del difunto líder, Banali creó un nuevo Quiet Riot que incluía a Grossi, Wright y al cantante Mark Huff. El grupo pasaría por varios cantantes más, con James Durbin como voz en Hollywood Cowboys de 2019, el último álbum Quiet Riot de Banali. Más recientemente, Jizzy Pearl se hizo cargo de las tareas vocales para su segundo período en la banda.

La historia del grupo se contó en el documental de 2015 Quiet Riot: Bueno, ahora estás aquí, no hay vuelta atrás. Fue dirigida por Regina Russell, quien se casó con Banali ese mismo año.

Además de ser portavoz de Pancreatic Cancer Action Network, Banali era un apasionado defensor del rescate de animales. Se alientan las donaciones en su nombre para Fixnation.org, Aspca.org, Pancan.org o Children.org.