BAJA PROPAGACIÓN DE COVID-19 EN CONCIERTO EN INTERIORES SEGÚN ESTUDIO EN ALEMANIA
Por Irving Vidro

La industria de la música en vivo ha recibido un gran impacto desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Si bien ha habido intentos de transmisiones en vivo y espectáculos al aire libre, los lugares han sufrido y corren el riesgo de cerrar permanentemente.

Sin embargo, un nuevo estudio de Alemania sugiere que los eventos de conciertos en interiores pueden tener un impacto “de bajo a muy bajo” en la propagación de COVID-19. Pero eso es solo si los organizadores hacen lo siguiente: coloquen una ventilación adecuada, sigan “protocolos estrictos de higiene” y limiten el número de personas que pueden asistir.

“No hay ningún argumento para no tener un concierto así”, dijo al New York Times el Dr. Michael Gekle, parte del equipo de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg que realizó el estudio. “El riesgo de infectarse es muy bajo”.

En un experimento que tuvo lugar en agosto, investigadores alemanes hicieron que el cantante de pop Tim Bendzko actuara frente a 1.400 personas con máscaras en el Quarterback Immobilien Arena de Leipzig, informó el Times. El equipo de Halle-Wittenberg de la Universidad Martin Luther supervisó a los voluntarios mientras los presentaba en diferentes escenarios de espectáculos en vivo y disposición de los asientos. También utilizaron máquinas de humo para analizar el flujo de aire y desinfectantes de manos teñidos con fluorescencia para observar el contacto.

Este es solo el comienzo de la investigación, pero hay otros estudios similares que se están llevando a cabo en otros países del mundo, buscando también una forma más segura de abrir la vida a todo tipo de vida nocturna.